Planes de Ahorro de Energía, lo que no estamos considerando


Un plan de ahorro energético pierde importancia a primera vista en países donde la factura eléctrica es tremendamente económica, como por ejemplo en el caso de Venezuela, sin embargo esta aparente ventaja, oculta algunos aspectos tan o más importantes que el tema de la facturación.

1. Desgaste de equipos:

Cuando desestimamos un plan de ahorro de energía pensando solo en lo que ahorramos en facturación estamos dejando de estimar los costos por uso innecesario de equipos.

Algunos ejemplos típicos de elementos de una instalación con un uso innecesario, debido a que permanecen energizados, aun cuando nadie los utiliza, son las máquinas de aire acondicionado, las luminarias, ascensores, escaleras mecánicas, bombas de agua, hidroneumático, fotocopiadoras etc.

Implementar un sistema que automatice la gestión de energía de estos equipos, no solo influye es los costos de la factura eléctrica, sino también en los costos de mantenimiento, reposición y vida útil de estos equipos.

2. Confort:

No tener un sistema de gestión del sistema de aire acondicionado que tome en cuenta variables como, la ocupación del recinto, la hora del día, la estación del año o el clima externo, influye no solo en optimizar la cantidad de kilovatios horas consumidos en el mes, también lo hace en el confort que experimentan los usuarios del lugar de trabajo y esto tiene un impacto directo, aunque no sea fácil de cuantificar, en el rendimiento y productividad del personal.

También es importante en el tema de confort tomar en cuenta el control dinámico de los niveles de iluminación del lugar de trabajo, de modo de asegurar niveles óptimos y saludables de iluminación en todas las áreas de trabajo a lo largo de la jornada.

3. Huella de Carbono:

El tema ecológico es el más importante y quizás menos considerado al momento de obviar un plan de ahorro energético, pues una factura ineficiente en un sistema de bajos costos la podemos tolerar, costos de reposición de maquinarias sobre utilizadas es de uso tan común que ni se suele notar y el confort no acostumbra ser una prioridad para muchos. Sin embargo de algo que nadie puede escapar es del deterioro en el medio ambiente causada por la huella de carbono que dejan nuestros energéticamente ineficientes inmuebles, es un tema a tomar en cuenta, sobre todo si pensamos heredar a nuestros hijos y nietos mundo al menos igual de vivible o mejor al que tenemos hoy día. Por fortuna, el movimiento verde, hace cada vez más conciencia sobre este tema y las empresas que manejan los principios de inmuebles responsables con el medio ambiente son vistas de manera cada vez más positiva por la sociedad.

No olvide que es inevitable que vayamos migrando hacia un escenario de ajustes en la factura eléctrica y con a ello pechar la huella de carbono de nuestros inmuebles, así como a privilegiar a los de mayor eficiencia energética. La invitación es a considerar contar con planes y estrategias que nos pongan en este camino desde ya, para lo cual puede contar con nuestra experiencia para evaluar, estructurar e implementar planes y proyectos de ahorro de energía.

En próximas artículos desarrollaremos más detalles de estas ideas, pero antes, adicional a las ideas en este artículo ¿Cómo crees que un plan de ahorro energético aporte valor a tu empresa? Si crees que algo se ha quedado por fuera, deja tus aportes y ayudamos a mejorar.

Puedes dejar tu comentario